Búsqueda blog.com.es

  • Lluvia de otoño

    Un agradable sonido me saca esta mañana no solo de mi sueño, también eleva subitamente mi instinto placentero, el sonido es tremendamente agradable, es lluvia, llueve de forma insistente, presiento que de continuar asi no me va a permitir salir.

    Pasado un tiempo, la lluvia mengua considerablemente y empiezo la preparación para salir inmediatamente, espero un poco de barro en los caminos, mas sorprendentemente los caminos no solo no albergan barro si no que se han convertido en senderos que te llevan con suavidad sobre su regazo, correr en ese estado es indescriptible.

    Mi hijo decide acompañarme, es raro verle entrenar conmigo y no es que se deba a no querer relación conmigo, sino que mis ritmos posiblemente no sean los mas adecuados para su progreso atlético.

    De esta forma y a mi ritmo, disfrutar sí que disfruta que es lo realmente importante y yo a la vez me exijo un poquito más. Cada vez corro mas despacico, para mi sigue siendo importante seguir corriendo. Vale.

  • Veranotoño

    Esta mañana hacia una temperatura idolatrable, se ha ido el verano y ha llegado estrepitosamente el otoño, han caído unas lluvias casi veneradas de tan esperadas.

    En Ruidera he despedido el verano y ahora transito por espacios ni tan agradecidos ni tan bellos, caminos que se encierran entre rastrojos secos y polvorientos.

    Esta lluvia dulcifica el entorno y hace mucho mas agradecido el entreno.

    A pesar de todo he salido del verano un tanto maltrecho, mis músculos no se si por viejos o castigados me han puesto a prueba, a pesar de tratarlos con gran deferencia y exagerado mimo, no se han apiadado de mi. Vale.


  • San Entreno Bendito

    Hacía tiempo, casi un mes se
    puede decir, que no corría de una forma total y resuelta, hoy he tenido el
    privilegio de salir por los montes de Ruidera a sentir el esfuerzo y las
    sensaciones que pierdes  cuando por circunstancias
    no entrenas con asiduidad.
                                                                                                                          
    Desde un tiempo a esta parte me
    sentía como privilegiado por el respeto que me tenían las lesiones, siempre que
    me encontraba con algún colega de mis edades e incluso más  jóvenes, raro era que no me mencionara alguna
    lesión latente o recién pasada, esto casi me hacía sentirme mal, ya casi me
    preocupaba, me decía que debía ser el método de entreno que llevo que es
    infalible, simplemente disfrutar y correr por sensaciones, o que soy un fuera
    de serie, pero mira por dónde, que me debió de oír San Entreno Bendito, patrón
    de los corredores, y me proporcionó un profundo dolor de aductores en mi pierna
    derecha.

    A todo esto pensé, simplemente
    será una llamada de atención del patrón y en unos días estaré listo, pues no,
    hoy he corrido de forma continua desde hace tiempo, he tenido que seguir un
    método de andar despacio y cuando he podido trotes cortos y todo esto sin hacer
    nada excepcional y sin saber por qué. ¿Habré pecado? Vale.

  • Doñana

    Por esta costa que corremos mi manager y yo, hemos disfrutado de entrenos inolvidables, es una verdadera lujuria poder recorrer esta interminable playa de treinta y cinco kilómetros por el litoral salvaje de Doñana hasta la desembocadura del Guadalquivir en Sanlucar de Barrameda, despejada del ser humano, teniendo solo a la vista los milanos pescadores que navegan por el aire en busca de algún pececillo y el infinito junto al mar, sintiendo una agradable y fresca brisa que te envuelve.

    Todos los días a primera hora de la mañana tras un desayuno tempranero, hemos salido al entreno, dispuestos sobre todo a disfrutar de un entorno inigualable, un entorno que te deja perplejo, es sumamente difícil encontrar algo de estas características en la actualidad, pero realmente lo tenemos aquí y se puede disfrutar sin problemas, con las limitaciones adecuadas a su conservación, pero que te puedes llevar toda la belleza que seas capaz de captar, una verdadera pasada, similar a Ruidera. Vale.

  • Entreno sosegado

    Hace calor, las temperaturas se restauran a la estación que estamos, hace unos días que nos han regalado unas temperaturas muy adecuadas para el entreno, tan adecuadas que algún día he ido casi de invierno.

    Esta mañana ya se respira de nuevo el verano por los campos, mis sentidos se dan un atracón de infinidad de olores e incluso de situaciones, predomina el perfume que desprende la mies al ser segada, una maquina segadora esta desnudando los caminos dejando estos como brechas solitarias en el campo.

    No me puedo resistir y bajo a la huella que va dejando la maquina y corro sobre la la paja que deja doblada, el sonido unido al olor que que saco de mi carrera sobre la paja me lleva a otros tiempos y a otros lugares.

    Todo esto me lleva a un entreno sosegado, el ritmo no debe ser muy bueno, pero os aseguro que lo he gozado, he terminado con ganas de mas, esto me hace meditar y ya llevo días en esta situación, para mi lo importante es seguir corriendo sin importarme tiempos ni ritmos, ahora mismo corro sin objetivos y encuentro una paz con el entreno que creo nunca he sentido, buen verano me espera.Vale.

Subscripción por correo

Puedes recibir los posts de este blog por correo.

Pie de página:

El contenido de esta web pertenece a una persona privada, blog.com.es no es responsable del contenido de esta web.